Tips para restaurar muebles y superficies de madera

La belleza de la madera es innegable. Este noble material es muy resistente, por lo cual si lo elegimos para el mobiliario y superficies de nuestra casa, tendremos la seguridad de contar con ellos por muchos años.

Para que se conserven como el primer día es necesario darles un mantenimiento periódico, y repararlos cuanto antes si presentan algun desperfecto. Para ayudarte a que tus muebles y superficies de madera luzcan un aspecto impecable, hemos seleccionado para ti estos útiles tips.

  • Para limpiar puertas de madera encerada.

En primer lugar límpiala con un estropajo de lana de acero con aguarrás, después retira la suciedad con un trapo hasta eliminar toda la cera, para finalizar aplica una nueva capa. Una alternativa más práctica para las puertas de exterior es darles un barniz para intemperie con acabado satinado, el cual aporta un brillo muy similar al encerado.

  • Si el barniz del suelo se aclara.

Cuando tome un color blanquecino es porque el uso y el paso del tiempo han hecho que pierda el brillo original. La primera opción para restaurar el brillo y color es emplear un producto específico que se aplica con la fregona o con la mopa. Si notas que el barniz se está despegando, entonces la solución más eficaz es acuchillar y volver a barnizar todo el suelo.

Cada vez es más común encontrarnos con mobiliario de exterior hecho con maderas macizas de origen tropical. Por el paso del tiempo o por la humedad del ambiente pueden aparecer grietas; si no son muy grandes, podemos utilizar una pasta para relleno (de fácil aplicación) que al secarse aporta una gran dureza y resistencia, y se pueden lijar, teñir o pintar del mismo color del mueble para disimular el relleno.

Si por el contrario las grietas son grandes y notorias, estas se solucionan cerrándolas con chapas finas de la misma madera metidas con cola en las grietas, hasta que queden rellenas; una vez secas, se lijan los salientes hasta lograr que no se note la diferencia.

Si es profunda, lo mejor es agrandar un poco la raya con un punzón o un destornillador hasta llegar a la madera y rellenar con pasta para madera de color blanco; cuando se haya secado, lija (con una de tamaño medio) hasta igualar la superficie, después vuelve a lacar el mueble (o la pieza, si se trata de una puerta), ya que si lo haces solo en un trozo se notará la diferencia.

Fuente: Revista Casa Práctica mayo 2011.

Imágenes: GuiadeDecoracion, EHow, DecoracionHabitaciones.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Comments are closed.