Nuevos tips para tener una cocina reluciente

Una de las zonas de la casa que más mantenimiento necesita es la cocina. En ella debemos cuidar siempre el orden y la limpieza pensando en nuestra salud y la de la familia.

Mantener una cocina en buen estado sin que esto suponga demasiado esfuerzo es posible, siempre teniendo en cuenta que cada material necesita un producto o tipo de limpieza especial. Para ayudarte en esta tarea del hogar, te sugerimos poner en práctica estos útiles y sencillos tips:

  • Lavavajillas sin olores.

Para limpiarlo y evitar olores, haz que funcione vacío, con un puñado de sal para lavavajillas en el dosificador del detergente; también puedes repasar el interior utilizando agua caliente y bicarbonato. Los filtros se limpian con un producto antical, las gomas con detergente líquido y los cestillos para cubiertos con agua templada a la que debes añadir un poco de lejía.

  • Utensilios de madera.

No se deben lavar en lavavajillas. Si se trata de cuencos o ensaladeras que se han oscurecido, límpialos con una mezcla de sal fina y zumo de limón. Elimina también el olor de las tablas frotándolas con limón. Espolvorea los rodillos con las para desprender restos de masa, luego lávalos con agua y jabón y sécalos bien.

  • Microondas.

Para mantenerlo siempre limpio, introduce un vaso de agua con un chorro de vinagre y ponlo a funcionar durante tres minutos, retira el vaso y limpia el interior con un paño humedecido; notarás como la grasa y las manchas desaparecen inmediatamente. Si tiene malos olores, sustituye el vinagre por zumo de limón.

Limpia las puertas con agua y un poco de amoniaco o de detergente. Después sécalas. Vacía el interior y empieza desde la parte más alta hacia abajo. Aspira los rincones y limpia las paredes y baldas con una mezcla agua, jabón de lavar y zumo de limón (para desinfectar).

  • Fregadero.

Si es sintético o de acero, utiliza gel para lavar la vajilla. Para que brille el acero frótalo con un paño mojado en vinagre y elimina los restos de cal pasando un paño humedecido en zumo de limón. Para evitar que se atasque, echa periódicamente una cucharadita de sal húmeda en el desagüe, espera a que actúe durante 12 horas y a continuación deja correr el agua caliente.

  • Azulejos.

Antes de empezar, cierra puertas y ventanas, y pon a hervir abundante agua caliente, ya que el vapor ayudará a eliminar la suciedad. Limpiálos de arriba hacia abajo con agua con detergente y unas gotas de amoniaco o vinagre con agua caliente. Sécalos con papel de cocina y limpia las juntas con lejía para devolverles su color.

Imágenes:  HealtyCleaningTips, MyHomeMyHeaven.

Etiquetas : ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados