Cómo decorar un pequeño dormitorio infantil con mucho color

El dormitorio de nuestros niños además de acoger sus horas de descanso, es un lugar de juego. En su pequeño mundo, la habitación infantil representa el refugio en el cual dar rienda suelta a su imaginación, por lo tanto debemos prestar mucha atención a la decoración y colores que elijamos.

Estimular a nuestros pequeños desde la más temprana infancia resulta imprescindible para su futuro desarrollo. Alrededor de los tres años, los niños empiezan a manifestar carácter y personalidad definiendo lo que les gusta y lo que no. Lo habitual es que se inclinen a todo aquello que represente alegría a través del color.

En esta ocasión, en Decora Ilumina hemos seleccionado dos habitaciones infantiles llenas de color y de estímulos para nuestros pequeños:

  • La habitación ideal para una niña.

Como podemos ver en las siguientes imágenes, el color se consiguió en base a los textiles y demás complementos. Teniendo en cuenta que para poder aprovechar los muebles de nuestros hijos a medida que van creciendo, debemos elegir piezas neutras y básicas, como una cuna que se convierte en cama, un armario y una cómoda y/o estantería, pudiendo siempre añadir algún mueble auxiliar de color.

El uso de los colores intermedios (entre intensos y pastel), resulta perfecto para una niña que sueña con princesas y para los padres que gusten de una decoración clásica. Para ello se eligió una bouti de diversos colores y se añadieron cojines de variados estampados.

El diseño de la cama resulta muy práctico, ya que a la vez se puede utilizar como diván y además cuenta con cajones en la parte inferior por lo cual aumenta la posibilidad de almacenaje y orden (tan necesaria en los dormitorios infantiles). Las pantallas de papel que cuelgan del techo aportan el toque divertido y creativo a este dormitorio infantil de estilo clásico.

  • Un pequeño dormitorio para niño.

En las viviendas de hoy nos encontramos con habitaciones secundarias muy pequeñas, y no tenemos otra alternativa que destinarlas para nuestros hijos. Pero no por ello debemos renunciar a la alegría y a la creatividad; en pocos metros podemos crear un espacio agradable y divertido haciendo uso del color.

Como se trata de un pequeño espacio las paredes deben pintarse en blanco o en sutiles tonos pastel (azul celeste en este caso). La cama roja aporta vivacidad al espacio, al igual que la ropa de cama y la cortina (ambas de rayas multicolores). Decorar las paredes con un toque de color es muy sencillo, con una guirnalda de colores y cuadros con sus dibujos o historias favoritas (estos deben prescindir de marco o llevar un perfil muy delgado). Como podemos ver, con poco presupuesto, pero con mucha creatividad, se puede conseguir un alegre dormitorio infantil.

Imágenes: Ohdeedoh, Ohdeedoh.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados