Cómo pintar una pared con humedad

Una pared con humedad no solo trae problemas estéticos, sino que también puede resultar muy complicado volver a pintarla. Si alguna pared de tu casa sufre de humedad, no dudes en seguir estos consejos para lograr que la pintura agarre adecuadamente y tenga un buen acabado.

Encuentra la causa

Lo primero que debes hacer es determinar la causa de la humedad en la pared. Hay muchas causas para esto, como por ejemplo una rotura en las tuberías. En este caso solo basta con localizar la fuga y repararla. De esta manera, la humedad irá desapareciendo poco a poco. En un par de meses la pared debería estar en condiciones óptimas para volver a ser pintada.

Si la humedad proviene del exterior, es decir, si la pared está expuesta constantemente al agua, lo ideal es impermeabilizarla con alguna pintura bituminosa. De esta manera evitarás que el agua continúe dañando la pared.

Combate la humedad a fondo

Muchas veces, el resultado de la humedad no es solo la pintura que se descascara. En algunos casos queda una gran mancha en la pared. Esto es, por lo general, producto de la condensación y es muy importante removerla si se quiere lograr un buen resultado.

Si la mancha de la pared presenta moho, lo mejor es aplicar una esponja o un cepillo suave con lejía pura para desaparecerlo. Este es un procedimiento sumamente sencillo. Enjuaga seguidamente y deja airear la pared para que seque.

Cómo pintar paredes con humedad

Con la ayuda de una espátula raspa los restos de pintura que quedaron y después procede a aplicar una mano de pintura antihumedad, que evitará que la mancha atraviese la pintura. En caso de que la mancha sea muy grande, con un par de manos en toda la zona será suficiente.

Después de hacer esto, es posible que aún queden ciertas imperfecciones en la pared, como grietas. En este caso puedes aplicar un enduído plástico con el que cubrirás toda irregularidad. Aplica esta masilla con una espátula ancha y lo más uniformemente posible. Una vez que esté seca, empareja la superficie con una lija.

Cuando ya esté lisa la pared, puedes comenzar a pintarla. Los tipos de pintura que se recomiendan son látex o las pinturas antihongos, para evitar la futura aparición de manchas. Recuerda que la manera más sencilla es comenzar por los ángulos, bordes de interruptores, esquinas, y marcos de puertas y ventanas con una brocha. Después podrás usar el rodillo para acabar más rápido.

Recuerda que lo primero que debes hacer es determinar la causa de la humedad. A partir de eso podrás darle el tratamiento adecuado a la pared para obtener el mejor acabado y recuperarla.

Imágenes: Pinto mi casa, Diario femenino, Decoración Full Tono, Facilisimo,

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Jose Alfredo Chirinos

Soy comunicador, me gusta descubrir música y Oasis es lo mejor que le ha pasado a la humanidad.