Cómo organizarme para una mudanza

Casa nueva, vida nueva reza la adaptación de un conocido refrán que se ajusta a la perfección cuando decidimos cambiarnos a una nueva vivienda. El único inconveniente de tomar esta decisión y llevarla a cabo es el siempre incómodo proceso de la mudanza, que puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza si es que no prevemos cómo organizarnos con tiempo para ella.

Acorde a mi experiencia de múltiples mudanzas, ninguna de ellas ha sido el acontecimiento más feliz de mi vida ni tampoco el más relajado, pero conforme me hago más curtidas en estas lides trato de que mi cronograma mental coincida con el real, incluyendo el tiempo y dinero reservado para los imprevistos del caso (háganse a la idea de que les llevará algunas monedas y billetes adicionales a su presupuesto inicial).

A fin de que no se sorprendan como lo hice yo en mi primer cambio de casa, comparto con ustedes algunas de las cosas imprescindibles para que su mudanza se extienda lo estrictamente necesario:

  • Conseguir cajas grandes y resistentes, así como etiquetas para identificar los enseres que vamos a depositar en ellas. De igual manera, debemos rellenar los espacios vacíos con papel y material de embalaje para que no haya descalabros durante el transporte.
  • En caso nos mudemos de una localidad a otra (mudanza interdistrital), hay que solicitar el permiso correspondiente a la comisaría del lugar en el que vivimos (no del que vamos a arribar). De lo contrario, una gran multa se acumulará en nuestros antecedentes policiales.
  • Así mismo, un par de semanas antes de mudarnos debemos gestionar el traslado de la línea telefónica para que tengamos el servicio en cuanto lleguemos a nuestra nueva casa (ojo que el tiempo es referencial dependiendo de cada ciudad, así que mientras más pronto lo hagan, mucho mejor).

  • Si su nuevo hogar no tiene las mismas dimensiones del anterior o es más pequeño, piensen si les conviene quedarse con todo su mobiliario. En caso negativo, seleccionen con qué se van a quedar, en qué lugar pueden guardar lo que “sobra” y/o cómo pueden deshacerse de ello sin generarse un prejuicio.
  • Asegúrense de no deber ningún saldo a su casero y, por supuesto, avísenles de su intención de mudarse con la mayor antelación posible, a fin de que negocien las condiciones de devolución de su garantía de manera favorable para ambos.

¡Que su nueva vida sea todo un éxito!

Imágenes: Arquitectura y Decoración, Rod&Partners.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados