Ideas para renovar puertas y vitrinas

Renovar es la clave cuando se trata de darle un aire diferente a tu casa. Con el paso del tiempo y a pesar de prodigar los cuidados necesarios, e inevitable que ciertos elementos claves en la decoración del hogar se deterioren.

Para que recuperen el estado y la apariencia que tenían cuando los compraste o instalaste, no es necesario adquirir otros nuevos, bastará con aplicar diversas técnicas de bricolaje, además de mucho ingenio y buen gusto. Así vas a poder disfrutar de una atmósfera renovada y agradable en tu casa.

Manillas para las puertas

    La mejor forma de modificar el aspecto de las puertas con poco presupuesto. Las manillas deben seguir el mismo estilo con la finalidad de conseguir un conjunto armónico. Pero para destacar su presencia, lo que su es aconsejable es que exista un cierto contraste de colores entre el acabado de las puertas y el de los pomos. También el acabado de los pomos puede ser un recurso que utilizarás a tu favor para actualizar un modelo clásico de puerta o añadir un toque de luz a una de madera oscura.

    En lo que se refiere a la forma, las manillas siempre resultan más cómodas que los pomos redondos, en especial si hay niños en casa. Otra de las razones es que las manillas suelen tener menos fallas que los pomos redondos, aunque si te gustan y te parecen más decorativos opta por aquellos de forma ovalada.

    Para las puertas correderas, las manillas de gran tamaño son la mejor alternativa, independientemente de de la forma o acabado. Eso sí, te recomendamos siempre elegir pomos de calidad, ya que en una puerta la suma de detalles es lo que marcarás la diferencia y aportará estilo al interior de tu vivienda.

    Vitrinas o librerías

      Para transformar este mueble y tal vez cambiarlo de ubicación para darle una nueva utilidad, bastará con lijar el fondo y aplicar la pintura deseada o si vas a empapelar, encolar para la adhesión.

      Si elijes un papel con fondo estampado es importante que elijas un tamaño de dibujo proporcional al espacio entre baldas, mientras que el color debe contrastar con el del mueble.

      En el caso que decidas emplear una tela, ten en cuenta que la labor de vestir el interior de la vitrina o librería será un poco más complicado. En este caso un truco práctico es forrar una madera ligera o un cartón resistente con la tela y después pegar estos rectángulos forrados al fondo del mueble.

      Imágenes: ElMueble, Bricomanias, CristinaMella, CasaDiez.

      Etiquetas : , , ,

      ¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

      Artículos relacionados